Traducción de contramaestre in English:

contramaestre

boatswain, n.

nombre masculino

  • 1

    boatswain
    • Ya el contramaestre ha roto la punta de tu cuchillo al verte la primera vez.
    • Las ordenes urgentes debían ser transmitidas por medios tan sencillos como la pitada de un contramaestre.
    • Se encuentra a cargo del contramaestre Benito López, con dos hombres por tripulación.
    • Programación y supervisión del ajuste en máquinas de tejer (contramaestre).
    • Sus viejos contramaestres perduran en ella.
    • El contramaestre fue a reclamar, pero las cartas fueron más fuertes.
    • En los buques de guerra, el silbato del contramaestre sustituía las canciones.
    • Nació el 8 de marzo de 1957 en el poblado de Baire, municipio de contramaestre, Santiago de Cuba.
    • Tanto el jefe como el contramaestre deben ver desde cubierta todo el proceso.
    • Por supuesto mas vale que le indiques al contramaestre tu voluntad de pagar dicha ronda.
    • Estaba subordinado a los contramaestres y guardianes, acudiendo a donde estos le mandasen para cosas de su oficio.
    • La vacilación del contramaestre no me pareció espontánea.
    • Eligieron el pañol del contramaestre ubicado en el castillo de proa.
    • Tanto el capitán como el contramaestre tuvieron altísimas temperaturas durante varios días antes de morir.
    • Con anterioridad, en el Tigre a cargo del contramaestre Benito López.
    • Cuando alcancé el portalón, formaba la guardia en línea de crujía mientras el contramaestre y el guardián preparaban los pitos para los honores de ordenanza.
    • Un viejo contramaestre había visto todo y lo reconoció fácilmente porque llevaba un lustroso sombrero de tres picos y uniforme blanco.
    • El viejo contramaestre no daba crédito a sus ojos.
    • El contramaestre tenía el mismo sueldo que el tercer piloto.
    • Entre sus tripulantes hay dos gallegos, concretamente el patrón del barco y el contramaestre.
    • En el buque sólo quedaron unos cuantos ingleses a cargo del contramaestre.
    • El segundo contramaestre tuvo la paciencia de contar cada fondo blancuzco que aparecía en la madera británica tras un impacto.