Traducción de madeja in English:

madeja

hank, n.

nombre femenino

  • 1

    (de lana, hilo)
    hank
    skein
    enredar la madeja to complicate matters / things
    • Es, y no puede ocultarse, una complicada madeja de sórdidas maniobras, merecedoras de ser desentrañadas.
    • Pero además, en estas horas Macchi está tratando de desenmarañar una madeja muy difícil acerca de los móviles del asesinato.
    • Si lo tienen claro, no les sorprenderá que las fuerzas sociales estén tramando las diversas hebras de su ideologizado descontento en una madeja bien difícil de desenredar.
    • Como vemos, la madeja de las relaciones entre mujer y poder está bastante enmarañada.
    • Hoy me estoy jubilando y no encuentro la punta de la madeja.
    • Las respuestas a estas preguntas debemos extraerlas de la compleja madeja de la evolución humana.
    • La política internacional es una compleja madeja que no obedece a cómodos plazos electorales de cuatro años.
    • Con una gran compenetración y creatividad van el secretario y el oficial desentrañando la compleja madeja del crimen.
    • El sonido se convierte en una madeja de hilos ruidosos insoportables.
    • Es por ello que se antoja necesario desentrañar la madeja.
    • Imagen de las madejas de seda cruda.
    • Incluso nos acusaron de entorpecer la reconstrucción por denunciar una madeja burocrática que impedía avanzar con rapidez en las soluciones definitivas.
    • Cada uno ha tejido parte de la madeja de esta red monumental que se incrementa día a día.
    • Cuando pareciera que esas hebras forman parte de la misma madeja.
    • Nuestras infancia va apareciendo como devanando una madeja de hilo de seda.
    • Todos son hilos de una misma madeja.
    • NO HAY madeja que se enrede más que la complicidad.
    • Si uno se adentra un poco más en la madeja política, se encuentra con sorpresas desagradables.
    • Estás atrapado en una madeja, pero no lo sabes.
    • Ya sé que con premura no se puede desenredar una madeja.
    • Es un tipo de carrete que sirve para hacer madejas de hilo.
    • El animador entrega a uno de los niños una madeja de lana.
    • Aquí, la congresista que cosechara 670 mil votos en los comicios del 2006, revela su madeja política.
    • Aquí es donde se enreda la madeja.
    • Todo el mundo quiere que su hilo esté presente en el tapiz pero, ¿quién será capaz de diseñarlo sin que se convierta en una madeja enredada?
    • Con el paso de los días, la madeja comenzaba a desenredarse.
    • Será cuestión de que desde algún burocrático sillón alguien se anime a tirar de la madeja.
    • Cada uno de nosotros en cada una de las puntas y desde ahí empezamos a tirar de la madeja en direcciones opuestas.
    • La madeja de intereses, compromisos y responsabilidades impiden tomar el toro por los cuernos.
    • Luego hace madejas y a veces la tiñe de diferentes colores.
    • Limitó los daños y dejó que el Celta se enredase en su propia madeja.
    • Desenredar la madeja de subsidios al transporte no es una tarea sencilla.
    • La Dole nos ayuda a desenrollar la madeja con sus palabras.
    • La punta de la madeja puede estar en que no es sólo un conflicto laboral.
    • Dudo, claro, pero cada novela es como tirar de una madeja.
    • Hay varios puntos claros, para desentrañar la madeja de qué es lo que está pasando.
    • Hirvieron una madeja de seda roja para lograr el tono necesario para las manos entrelazadas.
    • A partir del capullo seco se puede devanar y obtener la madeja de seda cruda.
    • Y por no decir la verdad se enredo en su propia madeja.
    • La madeja que empezó a fabricar Wilson terminó siendo un complejo entramado.
    • A ustedes les gusta liar la madeja.
    • Efectivamente, al entrar, veríamos desordenados manojos y madejas de cables por todos lados.
    • Unida por pistas y trenzada por una madeja de cables de luz y teléfono.
    • Para ello se sirvió de las tretas de la literatura en los medios de comunicación convirtiendo declaraciones y entrevistas en una madeja difícil de desenredar.
    • Vale decir, una complicada madeja de rutas que diseñan intrincados trazos sobre cualquier montaña de la costa o de la sierra.
    • Estas madejas de cables eléctricos va a tener que desaparecer.
    • Es posible que la madeja de corrupción apenas haya comenzado a desenredarse.
    • Sin enredar la madeja, con palabras directas.
    • Como ancianos, puestos a sostener entre sus brazos una madeja de lana.
    • La madeja puede ser mucho más enredada de lo que parece.
    • Es como sacar el hilo conductor detrás del cual surge toda la madeja.
    • Sin embargo, son hilos de la misma madeja, solo de extremos distintos.
    • Las hebras de la madeja, ahora, son las metáforas, ciertas metáforas.
    • Los nombres van y vienen, danzan y se entrecruzan como en una gran madeja.
    • Los docentes están atrapados en una madeja de representaciones que no saben de qué manera concretar.
    • Las madejas almidonadas deben secarse a la intemperie.
    • Finalmente, el diálogo se abre, se desenrolla como una madeja de lana.
    • En esta semana se ha liado la madeja.
    • Así fue, Blancornelas logró desentrañar buena parte de la madeja.
    • Es la tónica en una categoría que se ha convertido en una tremenda madeja en la que las situaciones dependerán de qué hilos se vayan tirando.
    • Pero lo dicho no alcanza para desenredar la madeja.
    • Nada con fundamento que permita jalar el hilo de la madeja.
    • Que la madeja burocrática es la misma de uno o el otro lado.
    • La madeja de corrupción se va haciendo cada vez más grande.
    • Habría que bucear más a fondo para ver si hallamos la hebra de la madeja.
    • El objetivo es ayudar a desenredar, a desenrollar la madeja de obstáculos que se nos presentan.
    • Lost es una gran madeja de hilos interminable.
    • Fue tejiendo con la paciencia de Santa Job su madeja de intereses.
    • Hace una madeja compleja para que los ciudadanos andemos confundidos.
    • Y todo lo demás es querer liar la madeja sin motivo alguno.
    • La propia madeja de la realidad es la que No nos Deja.
    • Al momento de ejercer el sufragio no se da una complicada madeja de interpretaciones y disquisiciones.
    • Pero, ¿por dónde empezar a desatar los cabos que tan enredada madeja?
    • Y eso, es solo el hilo de la madeja.
    • Entonces da la impresión de que se comienza a desenrollar la compleja madeja.
    • El hilo de la madeja, entonces, comenzó a desenredarse.
    • Dédalo le proporcionó a Ariadna una gran madeja de hilo.
    • Oaxaca, Oax. - Hay una madeja de corrupción.
    • Esta madeja de intereses obviamente no siempre resulta en una atención de buena calidad.
    • Y Antonio no se dio cuenta de que estaba atrapado en una fina madeja que aún hoy, disfruta como nadie.
    • Y los niños viven esta madeja de relaciones conflictivas.
    • El ovillo y la madeja políticos comienzan y finalizan allí.
    • El hilo de la madeja los llevó hasta el coordinador de los federales.
    • Que habrá que trajinar duro para desenredar una madeja complicada.
    • Entonces no intuí que esa fuera la punta de una madeja muy entreverado.
    • Desarticular la compleja, perversa y anárquica madeja de subsidios requiere elevadas y sofisticadas capacidades institucionales y de gestión.
    • Parece elemental que una madeja pueda desenredarse comenzando por las puntas menos enmarañadas.
    • A partir de allí se teje una madeja de relaciones dramáticas que apuntan directamente a un desenlace trágico.
    • La madeja comenzó a desenredarse la nochecita siguiente al encuentro con Gary.
    • No estamos atrapados por la madeja pegajosa de este mundo aparente.
    • Las palabras se deshacen como ovillos en retroceso, hasta ser madeja.
    • se está enredando la madeja the plot thickens
  • Es, y no puede ocultarse, una complicada madeja de sórdidas maniobras, merecedoras de ser desentrañadas.
  • Pero además, en estas horas Macchi está tratando de desenmarañar una madeja muy difícil acerca de los móviles del asesinato.
  • Si lo tienen claro, no les sorprenderá que las fuerzas sociales estén tramando las diversas hebras de su ideologizado descontento en una madeja bien difícil de desenredar.
  • Como vemos, la madeja de las relaciones entre mujer y poder está bastante enmarañada.
  • Hoy me estoy jubilando y no encuentro la punta de la madeja.
  • Las respuestas a estas preguntas debemos extraerlas de la compleja madeja de la evolución humana.
  • La política internacional es una compleja madeja que no obedece a cómodos plazos electorales de cuatro años.
  • Con una gran compenetración y creatividad van el secretario y el oficial desentrañando la compleja madeja del crimen.
  • El sonido se convierte en una madeja de hilos ruidosos insoportables.
  • Es por ello que se antoja necesario desentrañar la madeja.
  • Imagen de las madejas de seda cruda.
  • Incluso nos acusaron de entorpecer la reconstrucción por denunciar una madeja burocrática que impedía avanzar con rapidez en las soluciones definitivas.
  • Cada uno ha tejido parte de la madeja de esta red monumental que se incrementa día a día.
  • Cuando pareciera que esas hebras forman parte de la misma madeja.
  • Nuestras infancia va apareciendo como devanando una madeja de hilo de seda.
  • Todos son hilos de una misma madeja.
  • NO HAY madeja que se enrede más que la complicidad.
  • Si uno se adentra un poco más en la madeja política, se encuentra con sorpresas desagradables.
  • Estás atrapado en una madeja, pero no lo sabes.
  • Ya sé que con premura no se puede desenredar una madeja.
  • Es un tipo de carrete que sirve para hacer madejas de hilo.
  • El animador entrega a uno de los niños una madeja de lana.
  • Aquí, la congresista que cosechara 670 mil votos en los comicios del 2006, revela su madeja política.
  • Aquí es donde se enreda la madeja.
  • Todo el mundo quiere que su hilo esté presente en el tapiz pero, ¿quién será capaz de diseñarlo sin que se convierta en una madeja enredada?
  • Con el paso de los días, la madeja comenzaba a desenredarse.
  • Será cuestión de que desde algún burocrático sillón alguien se anime a tirar de la madeja.
  • Cada uno de nosotros en cada una de las puntas y desde ahí empezamos a tirar de la madeja en direcciones opuestas.
  • La madeja de intereses, compromisos y responsabilidades impiden tomar el toro por los cuernos.
  • Luego hace madejas y a veces la tiñe de diferentes colores.
  • Limitó los daños y dejó que el Celta se enredase en su propia madeja.
  • Desenredar la madeja de subsidios al transporte no es una tarea sencilla.
  • La Dole nos ayuda a desenrollar la madeja con sus palabras.
  • La punta de la madeja puede estar en que no es sólo un conflicto laboral.
  • Dudo, claro, pero cada novela es como tirar de una madeja.
  • Hay varios puntos claros, para desentrañar la madeja de qué es lo que está pasando.
  • Hirvieron una madeja de seda roja para lograr el tono necesario para las manos entrelazadas.
  • A partir del capullo seco se puede devanar y obtener la madeja de seda cruda.
  • Y por no decir la verdad se enredo en su propia madeja.
  • La madeja que empezó a fabricar Wilson terminó siendo un complejo entramado.
  • A ustedes les gusta liar la madeja.
  • Efectivamente, al entrar, veríamos desordenados manojos y madejas de cables por todos lados.
  • Unida por pistas y trenzada por una madeja de cables de luz y teléfono.
  • Para ello se sirvió de las tretas de la literatura en los medios de comunicación convirtiendo declaraciones y entrevistas en una madeja difícil de desenredar.
  • Vale decir, una complicada madeja de rutas que diseñan intrincados trazos sobre cualquier montaña de la costa o de la sierra.
  • Estas madejas de cables eléctricos va a tener que desaparecer.
  • Es posible que la madeja de corrupción apenas haya comenzado a desenredarse.
  • Sin enredar la madeja, con palabras directas.
  • Como ancianos, puestos a sostener entre sus brazos una madeja de lana.
  • La madeja puede ser mucho más enredada de lo que parece.
  • Es como sacar el hilo conductor detrás del cual surge toda la madeja.
  • Sin embargo, son hilos de la misma madeja, solo de extremos distintos.
  • Las hebras de la madeja, ahora, son las metáforas, ciertas metáforas.
  • Los nombres van y vienen, danzan y se entrecruzan como en una gran madeja.
  • Los docentes están atrapados en una madeja de representaciones que no saben de qué manera concretar.
  • Las madejas almidonadas deben secarse a la intemperie.
  • Finalmente, el diálogo se abre, se desenrolla como una madeja de lana.
  • En esta semana se ha liado la madeja.
  • Así fue, Blancornelas logró desentrañar buena parte de la madeja.
  • Es la tónica en una categoría que se ha convertido en una tremenda madeja en la que las situaciones dependerán de qué hilos se vayan tirando.
  • Pero lo dicho no alcanza para desenredar la madeja.
  • Nada con fundamento que permita jalar el hilo de la madeja.
  • Que la madeja burocrática es la misma de uno o el otro lado.
  • La madeja de corrupción se va haciendo cada vez más grande.
  • Habría que bucear más a fondo para ver si hallamos la hebra de la madeja.
  • El objetivo es ayudar a desenredar, a desenrollar la madeja de obstáculos que se nos presentan.
  • Lost es una gran madeja de hilos interminable.
  • Fue tejiendo con la paciencia de Santa Job su madeja de intereses.
  • Hace una madeja compleja para que los ciudadanos andemos confundidos.
  • Y todo lo demás es querer liar la madeja sin motivo alguno.
  • La propia madeja de la realidad es la que No nos Deja.
  • Al momento de ejercer el sufragio no se da una complicada madeja de interpretaciones y disquisiciones.
  • Pero, ¿por dónde empezar a desatar los cabos que tan enredada madeja?
  • Y eso, es solo el hilo de la madeja.
  • Entonces da la impresión de que se comienza a desenrollar la compleja madeja.
  • El hilo de la madeja, entonces, comenzó a desenredarse.
  • Dédalo le proporcionó a Ariadna una gran madeja de hilo.
  • Oaxaca, Oax. - Hay una madeja de corrupción.
  • Esta madeja de intereses obviamente no siempre resulta en una atención de buena calidad.
  • Y Antonio no se dio cuenta de que estaba atrapado en una fina madeja que aún hoy, disfruta como nadie.
  • Y los niños viven esta madeja de relaciones conflictivas.
  • El ovillo y la madeja políticos comienzan y finalizan allí.
  • El hilo de la madeja los llevó hasta el coordinador de los federales.
  • Que habrá que trajinar duro para desenredar una madeja complicada.
  • Entonces no intuí que esa fuera la punta de una madeja muy entreverado.
  • Desarticular la compleja, perversa y anárquica madeja de subsidios requiere elevadas y sofisticadas capacidades institucionales y de gestión.
  • Parece elemental que una madeja pueda desenredarse comenzando por las puntas menos enmarañadas.
  • A partir de allí se teje una madeja de relaciones dramáticas que apuntan directamente a un desenlace trágico.
  • La madeja comenzó a desenredarse la nochecita siguiente al encuentro con Gary.
  • No estamos atrapados por la madeja pegajosa de este mundo aparente.
  • Las palabras se deshacen como ovillos en retroceso, hasta ser madeja.