Translation of romancero in English:

romancero

collection of ballads, n.

masculine noun

Literature

  • 1

    collection of ballads
    • Es una obra definitiva que resume el saber acumulado sobre el romancero cubano en el siglo XX.
    • Le envío el canto primero de El romancero del virrey Solís, de Manuel Briceño.
    • En los cuatro versos siguientes el narrador enumera lo que tiene ante su vista, romancero viejo.
    • En la cárcel escribe Cancionero y romancero de ausencias (1938-1941).
    • Carlitos Robles declamaba extensos poemas del romancero gitano.
    • Romancero gitano (1928) es una de sus grandes obras poéticas.
    • Estaba escrito en el romancero español y en La Biblia.
    • Buena parte del romancero castellano de esta época llegó a Chile durante las dos primeras centurias del período colonial.
    • Romancero gitano es una de las obras cumbres de la poesía en castellano del siglo XX.
    • Al tema del romancero, una de nuestras más trascendentales aportaciones a la literatura universal, acaba de dedicar la Fundación Machado un importante volumen de investigaciones.
    • También tendrá lugar el pregón infantil, el concurso de romanceros o el carrusel de coros de Puerta Tierra.
    • Fidelidad a la lengua, el ladino, a sus obras y tesoros literarios y fidelidad al romancero musical.
    • Romancero general de la guerra de España.
    • También mañana jueves, a partir de las 20 horas tendrá lugar en la Casa de la Cultura el VII concurso de romanceros.
    • Se han leído y analizado obras de Bécquer, Neruda, de los poetas del 27 y también ejemplos del romancero popular.
    • Un viejo rumor del romancero español preside muchos.
    • No cabe descartar tampoco el influjo que haya podido tener el gitano como transmisor del romancero tradicional.
    • Romancero gitano (1928) representa la perfecta adecuación entre la anécdota y la poesía.
    • El primer libro que publicó en 1918, El romancero de la novia, sigue esta tendencia tradicional.
    • Ha y un romancero de la Guerra Civil española.
    • No sólo trabaja con el romancero tradicional, sino que también estudia y analiza las versiones modernas.
    • Los romanceros son quizás la expresión más genuina y que menos transformación ha sufrido a lo largo de los tiempos.
    • Doctor en Filosofía y Letras, en 1920 obtiene una cátedra de instituto y publica su primer libro de poemas, El romancero de la novia.
    • Se interesa por el estudio del romancero, labor que será constante y que no abandonaría nunca, como constante será también el estudio de las lenguas.
    • Cancionero y romancero de ausencias nos presenta la poesía más depurada en la forma de toda su creación.
    • Lo que el romancero popular dijo de Manuel es incomparablemente más aproximado a la verdad.
    • En 1920 obtuvo la cátedra de lengua y literatura del Instituto de Soria y se costeó la publicación de su primer libro El romancero de la novia.
    • Descripción del libro Hasta el siglo XVI, la trasmisión del romancero era habitualmente oral.
    • Inicia la escritura del Cancionero y romancero de ausencias.
    • Un romancero viejo de edición imposible y ningún mercado.
    • Se trataba de personas que conservaban las costumbres de allende el Estrecho, cantaban las viejas canciones castellanas y recitaban poemas del romancero español.
    • Cancionero y romancero de ausencias fue escrito por Hernández a partir de 1938, probablemente con motivo de la muerte de su primer hijo.
    • Armistead entiende que los relatos franceses han dejado, indudablemente, huellas en el romancero viejo y tradicional.
    • Como colaborador del Seminario Menéndez Pidal de Madrid ha participado en la recolección y estudio del romancero oral de Galicia, de Asturias y de Castilla y León.
    • El nexo entre los corridos y el romancero tradicional ha de ser genético y directo.
    • Con este romancero has tocado en el recuerdo y sentimiento.
    • Los firmó Federico García Lorca y pertenecen a su mítico Primer romancero gitano.
    • Lo que vino después queda grabado en el romancero popular, con aquel cantito que acompañó nuestro fervor democrático (que hoy las calles empiezan a extrañar.